ARTÍCULOS

16 May, 2024

Impulsando la Agenda 2030 a través de la gestión del agua por parte de la pequeña empresa en Canarias

Baltasar Peñate Suárez

Jefe del Departamento de Agua – Instituto Tecnológico de Canarias.

 

Desde hace décadas la responsabilidad social y ambiental, promovida principalmente por las organizaciones gubernamentales y las grandes empresas, ha sido esencial para avanzar hacia la sostenibilidad y cumplimiento de los objetivos de desarrollo de Naciones Unidas (ODS). Son grandes los avances, si bien queda mucho por hacer, especialmente por parte de las pymes o micro-empresas, especialmente aquellas ubicadas en las Islas Canarias. Éstas pueden ver limitado su compromiso social debido a la coexistencia en paralelo de diferentes razones:

  • Falta de motivación, experiencia, información y conocimiento: No todos los empresarios de pequeñas entidades tienen la experiencia y el conocimiento necesarios para comprender plenamente los ODS, concretamente los relativos a la gestión sostenible del agua, y su relevancia para su sector y contexto específico. La falta de información, a veces fidedigna, sobre las mejores prácticas sobre ahorro de agua y las oportunidades disponibles, limitan la motivación y puede dificultar la identificación de acciones concretas a llevar a cabo.
  • Recursos no infinitos: Las pymes tienen recursos financieros, humanos y tecnológicos limitados en comparación con las grandes empresas. Esto dificulta la implementación de medidas sostenibles en el manejo del agua que, a menudo, requieren inversiones significativas en tecnología de tratamiento, capacitación y cambios en procesos internos sin ver todo ello como un “negocio” con incentivos monetarios
  • Falta de incentivos y sin presión externa: A diferencia de las grandes empresas que se ven enfrentadas a una mayor presión por parte de inversores o clientes para adoptar prácticas sostenibles, las pymes no siempre tienen incentivos externos para hacerlo. Además, pueden carecer de acceso a recursos financieros y programas de apoyo específicos para iniciativas de sostenibilidad en materia de uso eficiente del agua o reducción de la contaminación.
  • Las prioridades son otras: Las pequeñas empresas se enfrentan a múltiples desafíos y prioridades operativas básicas en el día a día que ponen en segundo plano priorizar las iniciativas de sostenibilidad sobre otras actividades comerciales urgentes y necesarias para la supervivencia y el crecimiento del negocio.

No obstante, la realidad es otra. Las empresas de los sectores industrial, turístico, agrícola y servicios de las islas, desempeñan un papel vital en el cumplimiento de los ODS, especialmente en lo que respecta a la gestión del agua en este siglo, amenazado por la sequía, el cambio climático y el incesante incremento de la demanda.

La situación actual en cuanto al esfuerzo por cumplir los ODS no es del todo negativa y se pueden destacar acciones de altísimo compromiso empresarial canario hacia la sostenibilidad y con una clara tendencia hacía la mejora de la situación. Ejemplos concretos lo demuestran, desde medianas y pequeñas fincas agrícolas con riego por goteo, hoteles rurales con aprovechamiento de aguas de lluvia o niebla para sus consumos, hasta lavanderías industriales con tecnología de tratamiento de última generación de sus aguas de lavado para su reutilización. Se contribuye de esta forma al ODS 6: Agua Limpia y Saneamiento. Es fundamental en este ámbito que las pymes, sobre todo del sector industrial y turístico, vean la necesidad de mejorar sus prácticas de gestión de agua, reusando sus aguas negras o grises, con los controles sanitarios necesarios, en sus procesos de producción para reducir el consumo total y minimizar la contaminación del agua.

Se está a tiempo de definir y apostar por un conjunto claro y alcanzable de compromisos empresariales que permitan, entre otras cosas, reducir consumos de agua, costes de explotación, generar empleo verde y reducir la contaminación ambiental de nuestros acuíferos y la costa.

Las empresas en Canarias tienen una oportunidad en la digitalización para alinear aún más sus balances contables e imagen corporativa con la Agenda 2030, buscando de esta forma contribuir a los ODS. Aplicativos móviles para monitorear el consumo de agua, medir humedad y dosis de riego, reducir la huella hídrica de nuestros establecimientos turísticos, localizar pérdidas de agua en instalaciones o promover el ahorro, fomentando la responsabilidad del usuario, son ejemplos de acciones que refuerzan el cumplimiento del ODS 12: Producción y Consumo Responsables. Adicionalmente, los dispositivos de ahorro de agua en cuartos de baño, duchas, cocinas o sistemas de riego están totalmente estandarizados y al alcance de todos, optimizando con rentabilidad el uso del agua sin perder calidad en su propósito empresarial.

Aunque nos enfrentamos a importantes desafíos globales, como la escasez y la falta de recurso hídrico de origen natural, o la preservación de la calidad del agua, las empresas deben adoptar medidas para, gota a gota, superar estos problemas contribuyendo especialmente en el ODS 15: Vida de Ecosistemas Terrestres. Ejemplos de buenas prácticas en este sentido pueden estar, la instalaciones de sistemas de riego cada vez más eficientes para optimizar el uso del agua, cultivos o jardines menos demandantes de agua o implementar prácticas de agricultura sostenible que minimicen la contaminación del agua mediante el uso responsable de fertilizantes y pesticidas, a la vez que se protegen las fuentes de agua subterráneas bajo sus explotaciones agrícolas, o promover la reforestación con dispositivos de captación de agua atmosférica.

Además, la alianza y evaluación de sinergias entre pymes es clave para afrontar colectivamente estos desafíos. Apostar por la economía circular, luchar contra el cambio climático y alcanzar soberanía alimentaria, son metas alcanzables si se apoya en compartir recursos y conocimiento en la gestión del agua, alineándose así con el ODS 17: Alianzas para Lograr los Objetivos. Las pymes de un polígono industrial podrían unirse para formar una asociación o cooperativa que trabaje en conjunto para mejorar la gestión del agua en su localización, compartiendo recursos, conocimientos y buenas prácticas.

En conclusión, las pymes canarias desempeñan un papel crucial en la promoción de la responsabilidad social y ambiental, especialmente en la gestión del agua. Las empresas tienen un rol relevante, generador de cambios y de valor añadido. 

No cabe duda de que nuestras pequeñas empresas deben seguir encontrando formas creativas de contribuir a los ODS mediante la adopción de enfoques pragmáticos y escalables, la colaboración con otros actores del sector y el aprovechamiento de recursos locales y redes de apoyo comunitario. A través de medidas concretas y colaboraciones estratégicas, estas empresas deben seguir contribuyendo, significativamente al logro de los ODS y al avance hacia un futuro más sostenible en nuestro archipiélago, y que todo ello sea visible. Se está a tiempo de definir y apostar por un conjunto claro y alcanzable de compromisos empresariales que permitan reducir consumos de agua, costes de explotación, generar empleo verde, crear conciencia colectiva en materia de saneamiento libre de contaminantes, reducir la contaminación ambiental de nuestros acuíferos y la costa, adaptarse a las normativas cada vez más exigentes y generar alianzas para incrementar la circularidad.